8 de abril de 2008

Serie "Artaud" (2006) - parte 2

Los primeros 6 grabados de la serie "Artaud" (es decir, desde "son del viento" hasta "de puentes amarillos"), fueron bocetados casi simultáneamente, y realizados en un período de tiempo bastante breve. Sin embargo, los tres últimos grabados ("bajan", "vámonos de aquí" y "no pueden atraparme") se tomaron su tiempo para nacer. Ya sea por complicaciones artísticas o personales, las imágenes estuvieron gestandose muchísimo tiempo, y dió la casualidad de que las líricas y climas de las tres canciones coincidieron perfectamente con el momento de mi vida en el que las estaba realizando. Por eso, estos últimos 3 grabados (como así tambien "la música que nunca hicimos") contienen un mensaje más personal, y de referencia directa al momento que vivía cuando los realicé.
Personalmente, ademas de que "Artaud" me guste técnica y estéticamente, tiene un valor agregado, que jamas soñé que llegaría a tener. Estas obras constituyeron el medio para llegar a conocer personal y humanamente a Luis Alberto, y eso fue lo que terminó de consolidar a "Artaud" como el grupo de obras que más felicidad me ha dado.

Aquí, la segunda mitad:


9) "No pueden atraparme"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 10,5 cm x 8 cm
Año: 2007

---

Extrañamente, el mensaje de esta canción llegó en un momento oportuno de mi vida. El hecho de no sentirme atado por ese mundo que a veces oprime, consciente o inconscientemente. Y no me refiero al cliché de "ooooohh... la sociedad capitalista me destruye, soy una víctima del sistema". No. Hablo de la opresión que es engendrada por nuestros seres más cercanos, aquellos que amamos, que estan dentro nuestro, y que pueden ser tan constructivos como destructivos.
Las ataduras afectivas hacia ellos pueden ser tambien durísimas cadenas, más que las de cualquier sistema.
A la hora de diseñar este grabado, en el verano 2007, me basé en esa idea: la de las ataduras que no me dejaban despegar. Y volví a pensar en un grabado que realicé en 2006, llamado "no vuelan ni dejan volar". Y la diferencia con él, formal y conceptualmente hablando, es que ya no me sentía atado... me liberé. Rompí los lazos que me ataban a esas "habladurías", a ese mundo de sombras amorfas, pero bien conocidas.
Así, se cerró un ciclo, y, coincidentemente, se cerró la serie "Artaud", con toda la alegría y la angustia que ello implicó.


"Las habladurías del mundo" (Luis Alberto Spinetta)

Toda toda la ternura me darás
si te ofrezco ser
parte de tu cuerpo
Y ya al acariciarme me darás
los espejos que son de tu día del alma
Mientras oigo trinos voces oigo más
son aquellos los dioses que nos escuchan

No estoy atado a ningun sueño ya
Las habladurías del mundo
no pueden atraparnos

Veo veo las palabras nunca son
lo mejor para estar desnudos
Ni ni la anaconda es como el buey
ya no hay más reyes de la selva
Toda toda la ternura me darás
si te ofrezco ser carne de tu cuerpo

No estoy atado a ningun sueño ya
Las habladurías del mundo
no pueden atraparnos...


8) "Vámonos de aquí"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 8 cm x 8 cm
Año: 2006

---

La primera vez que oí en vivo a "a Starosta, el idiota", canción que ilustra este grabado, fue en La Trastienda, en septiembre del 2005. La escuché de manera diferente, como nunca antes lo había hecho. Fue promediando el show cuando la tocó, y ya me había emocionado con las canciones que Luis había interpretado antes, pero, en este caso, la música me superó. No podía creer que sus palabras, que su música, pudiera generar tanta alegría, tanta emoción, tantos sentimientos...
y lágrimas.
Y cada vez que la oigo en vivo, el resultado es el mismo.
"Starosta" es casi el cierre de la serie, y, a mi criterio (junto con "cantata de puentes amarillos") la pieza más representativa del disco.

Y es la que más me representa.


"A Starosta, el idiota" (Luis Alberto Spinetta)

Bocas del aire del mar
beban la sal de esta luz
para sí
ya coman en la eternidad
algo se va ahogar
es este ardor
y es esta la fiebre del que espera
frente al despertar...
vámonos de aquí.

No llores más ya no tengas frío
No creas que ya no hay más tinieblas
Tan sólo debes comprenderla
Es como la luz en primavera
Es como la luz en primavera

Altas mareas del sol
llenan sus bocas con él
el idiota
ya nada puedo hacer por él
El se quemará mirando al sol
y es esta la historia del que espera
para despertar...

vámonos de aquí.


7) "Bajan"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 12cm x 8,5cm
Año: 2006

---

Una analogía del día y la noche, de una relación que se contrapone, que no se toca mutuamente, guiada por las horas que bajan.
En este grabado me dediqué, más que nada, a una ejecución técnica, a conseguir una imagen cromáticamente lograda, y a apenas entrever la lírica de la canción, que quedó como "una excusa" para componer una imagen plástica.
Esta obra fue Finalista Nacional del XIV Concurso Nacional de Grabado en la Escuela
Superior de Bellas Artes "Regina Pacis", en Noviembre de 2006.


"Bajan" (Luis Alberto Spinetta)

Tengo tiempo
para saber si lo que sueño
concluye en algo
No te apures ya más, loco
porque es entonces cuando las horas
bajan, el día es vidrio sin sol
bajan, la noche te oculta la voz
y además vos querés sol
despacio también podés hallar la luna

Viejo roble
del camino
Tus hojas siempre se agitan algo
Nena nena
que bien te ves
cuando en tus ojos no importa si las horas
bajan, el día se sienta a morir
bajan la noche se nubla sin fin
y además vos sos el sol
despacio también podés ser la luna...


6) "De puentes amarillos"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 8 cm x 7,5 cm
Año 2006

---

Aquel que conozca mínimamente la trayectoria y la obra de Luis Alberto Spinetta sabrá que ésta canción, "Cantata de puentes amarillos", es una de las composiciones más bellas que haya realizado jamas. Está basada en las cartas de Vincent Van Gogh a su hermano Theo, y en el libro "Van Gogh, el suicidado por la sociedad", del poeta Antonin Artaud (de él deriva, lógicamente, el nombre del disco). Es un dato que tuve en cuenta, a la hora de decidir "la estética" de este grabado.
Y cuando Luis grita "puentes amarillos", siempre en mi imaginación había puentes medievales, con algun pequeño arroyo pasando por debajo, el pájaro, la sangre y el Sol en lo alto. Tambien, alguna vez, pensé en esos destartalados puentes de madera, que son tan solo tablas sostenidas por una cuerda, tan frágiles que corren el riesgo de caerse.
Ambas imágenes, ambos "puentes", me sirvieron para ilustrar -a medias- esta canción. Es prácticamente imposible, teniendo en cuenta la cantidad de metáforas y escenas descriptas, resumir en una sola imagen semejante obra: la presión de hacer éste grabado a la altura de la canción, y no desmerecerla, fue todo un desafío.


"Cantata de puentes amarillos" (Luis Alberto Spinetta)

Todo camino puede andar
Todo puede andar...
Con esta sangre alrededor
no sé que puedo yo mirar
la sangre ríe idiota
como esta canción
¿ante qué?

Ensucien sus manos como siempre
Relojes se pudren en sus mentes ya

y en el mar naufragó
una balsa que nunca zarpó
mar aquí, mar allá

En un momento vas a ver
que ya es la hora de volver
pero trayendo a casa todo aquél
fulgor
¿y para quién?

Las almas repudian todo encierro
las cruces dejaron de llover

Sube al taxi, nena
los hombres te miran
te quieren tomar
ojo el ramo, nena
las flores se caen, tienes que parar
Ví la sortija muriendo en el
carrousell
Vi tantos monos, nidos, platos de
café
platos de café, ah

Guarda el hilo, nena
guarden bien tus manos
esta libertad
ya no poses, nena
todo eso es en vano
como no dormir

Aunque me fuercen yo nunca voy a decir
que todo tiempo por pasado fue mejor
mañana es mejor

Aquellas sombras del camino azul
¿dónde están?
yo las comparo con cipreses que ví
sólo en sueños
y las muñecas tan sangrantes
están de llorar

Yo te amo tanto que no puedo
despertarme sin amar
y te amo tanto que no puedo
despertarme sin amar

¡No! nunca la abandones
¡No! puentes amarillos
Mira el pájaro, se muere en su jaula
¡No! nunca la abandones
Puentes amarillos, se muere en su jaula
Mira el pájaro, puentes amarillos
Hoy te amo ya
y ya es mañana
Mañana
Mañana
Mañana...

3 comentarios:

Valèrie dijo...

Las habladurías del mundo…no pueden atraparnos. Ay! No puedo evitar mezclar mi vida con lo que te escribo, esa frase! Una vez se la canté despacito al oído, a la persona que tácitamente mencioné antes. Tus palabras sobre las personas que tenemos cerca y la opresión que a veces nos generan, quizás sin quererlo, quizás intencionalmente…me recordó al mito del erizo de Schopenhauer. Cuanto más cerca estamos, más corremos el riesgo de lastimarnos. Pero la imagen no expresa encadenamiento sino que mágicamente capta la libertad, el momento final de liberación…y de renacimiento quizás. Veo un mar de aguas movedizas, (el agua fluyendo, Heráclito, el cambio, el constante cambio del ser), y lo más bello de todo: las alas, las alas que nos permiten salir de los sótanos y regresar hacia la superficie, las alas que nos permiten volar, soñar, amar, crear, crecer…vivir. Precioso, uno de mis preferidos hasta el momento, sin lugar a dudas. Muy significativo para este momento de mi vida, demasiado significativo, quizás te la robe para subirla al blog (obviamente, citándote).

Starosta…el idiota. ¡Qué suerte tuviste de oírla en vivo! Yo también me hubiera emocionado hasta las lágrimas…es que el Flaco tiene eso, te genera todo tipo de sensaciones pero no podés mirarlo sin sentir admiración, sin sentir esa magia que emana desde cada partícula de su ser, ese talento que desborda ese cuerpito que parece tan frágil pero que esconde un “alma de diamante”, no lo conozco, jamás hablé con él…pero de cierto modo siento que lo conozco desde siempre, lo escucho y lo siento cantándome al oído, lo veo y siento su humildad, su sencillez que no le inhibe la elegancia, su desborde de vida, porque eso es lo que es: ese hombre es vida, es un alma pura! Como lo amo! Y la imagen….las teclas del piano (mi instrumento preferido), nuevamente…el verde de la vida, no mires al sol directamente que podés encontrarte con la muerte…el rostro pensativo, el sol detrás, alumbrando, siempre alumbrando…es como la luz en primavera, despertar, despertar…vámonos de aquí.

Valèrie dijo...

Tengo tiempo para saber si lo que sueño concluye en algo. Perdón, pero no puedo evitar mencionarlo una vez más… ¡esa frase, justo esa, fue la que me dedicó en un posteo de su blog! Jajaja, esto se parece más a la historia de un amor frustrado…pero son simples evocaciones que no puedo dejar de rememorar, lo cual no significa que no haya hecho el duelo por lo que por diferentes factores no pudo ser. Uhh, ¡cómo empezar a hacer una síntesis de todo lo que me evoca tu trabajo! A ver, en breve, pienso en primer lugar en el ying yang (lo masculino y lo femenino, la actividad y la pasividad, el día y la noche, el sol y la luna…), y en el punto medio: el encuentro. ¿Sexo? ¿Amor? ¿Placer? ¿Fantasía? ¿Fantasía llevada a la realidad? Platón ya lo decía…buscamos en el otro completarnos, buscamos la otra mitad, buscamos ser plenos. Lacan destrozó al pobre Platón: estamos condenados a ser seres en realización, estamos condenados a que siempre quede un resto –para seguir deseando-, estamos condenados a que el motor del deseo sea esta misma falta, que en la obra, la veo expresada en el espacio en blanco que queda debajo de los dos encuadres de las figuras…

Valèrie dijo...

Y así es como llegamos a lo sublime convertido en canción, y así es como llegamos a una de las canciones más bellas que se han compuesto en este mundo, así es como finalizamos con un deleite sonoro, con la magnífica y esplendorosa Cantata de Puentes Amarillos…y con tu trabajo que lo quitaría del monitor y lo colgaría en mi pared, porque es bellísimo. Buenísimo el dato que mencionaste de Van Gogh, creo que lo había leído en algún lado pero sinceramente lo había olvidado. Tu grabado también me lleva a Van Gogh. Me sorprendiste con los puentes medievales! Jamás me lo hubiera imaginado, y ojo, fue una sorpresa bella! Ahora quizás cuando la escuche deje de imaginarme tan toscamente al puente de la placita del pueblo en donde vivía (que es rojo, pero lo imagino pintado de amarillo) y comience a hacerme otra imagen a partir de tu obra. Y jamás me hubiera imaginado un puente destartalado! (que también me encantan), mmm…si fuera una psicoanalista en potencia me pondría a analizarte, pero no soy tan fanática ni tengo la capacidad de poder hacerlo. Creo que el Flaco gritando “Puentes amarillos” hace que uno se centre tanto en ese tipo de imágenes visuales, aunque como vos decís…es imposible abarcar todas las que retrata la canción. Me fascinó el detalle de la sangre, y no…no soy “emo”, pero realmente me parece importante que lo hayas tenido en cuenta, “las muñecas tan sangrantes” es una imagen que no puedo quitarme de la cabeza cada vez que la escucho. “Mira el pájaro, se muere en su jaula!” que maravilla de frase, que gran verdad…el pájaro debe sencillamente ser libre y poder volar. Tengo una remera con la frase “mañana es mejor” en la parte de atrás. “Y aunque me fuercen yo nunca voy a decir, que todo tiempo por pasado fue mejor…” mañana es mejor, el pájaro necesita volar…todos necesitamos ser libres, pese a nuestras determinaciones, todos necesitamos amar, liberarnos de las jaulas…

Qué maravilla fue haber hecho este recorrido, que también fue una especie de catarsis…y te pido perdón por la extensión…pero con qué belleza y con qué talento me he encontrado en el día de hoy, ¡¡¡por pura coincidencia!!!

Felicitaciones Juan Manuel, quizás yo no posea los criterios necesarios para poder evaluar tus obras de acuerdo a una crítica fundamentada…pero sí te aseguro que en mí, generaste placer, admiración y belleza.