8 de abril de 2008

Serie "Artaud" (2006) - parte 1

La serie de grabados "Artaud" constituye uno de los más minuciosos y hermosos trabajos que pude realizar.
Basado en el disco "Artaud", realizado en 1973 por el artista argentino Luis Alberto Spinetta, la serie de grabados ilustra cada una de las 9 canciones del elepé. La técnica para realizar estas imagenes fue el "grabado en taco perdido", es decir, el grabado en linóleo impreso en varias capas de color superpuestas.
Aquí, los 5 primeros grabados de la serie:


5) "La música que nunca hicimos"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 9,5 cm x 7,5 cm
Año 2006

---

En el disco "Estrelicia MTV Unplugged", del año 1997, Spinetta interpretó la canción "la sed verdadera". La primera vez que la oí fue en esa versión (unplugged), y más tarde pude escuchar su versión original, de 1973.
Esa canción, al momento de oírla por primera vez en su versión Estrelicia, fue movilizante hasta las vísceras. Y pensaba en ilustrar en grabado la versión original de este tema, que aparece en "Artaud", pero la de "Estrelicia" me pudo más. Tiene otro gusto, otro contexto...
Ambas versiones son idénticas líricamente hablando, pero solo difieren en una palabra: la frase "la música que nunca hiciste" que se canta en "Artaud" se transforma, en "Estrelicia", en "la música que nunca hicimos". Pauta exacta para marcar la diferencia entre una composición y la otra, y bautizar a este quinto grabado de la serie.


"La sed verdadera" (Luis Alberto Spinetta)

Sé muy bien que has oido hablar de mí
y hoy nos vemos aquí
pero la paz
en mí nunca la encontrarás
si no es en vos
en mí nunca la encontrarás

Por tu living o fuera de allí no estás
pero hay otro que está
y yo no soy
yo sólo te hablo desde aquí
él debe ser la música que nunca hicimos

Viste la piel
creíste en todo lo que te di
y nada salió de vos
¡ah! mira el fuego

Las luces que saltan a lo lejos
No esperas que vayas a apagarlas jamás...


4) "Superstición"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 12,5 cm x 8 cm
Año 2006

---

En el caso de esta canción, "superchería", hay una gran carga subjetiva, de imágenes que dispara la música, y que pueden no tener una relación directa con la parte lírica. Las "estrellas de espuma" de Luis son pompas de jabón en mi mente, y el escenario –y la vista aérea- es una proyección personal tambien. En esta imagen entonces, se amalgama la música y lo visual, conformando algo nuevo, que se gestó casi inconscientemente.


"Superchería" (Luis Alberto Spinetta)

Superstición
Superstición
Superstición

Siempre soñar
nunca creer
Eso es lo que mata tu amor
Siempre desear
nunca tener
Eso es lo que mata tu amor

Lo mismo da
morir y amar

Superstición
Superstición
Superstición

Siempre temblar
nunca crecer
Eso es lo que mata tu amor
Siempre llorar
nunca reir
Eso es lo que mata tu amor
Lo mismo da morir y amar

Y cuando te das cuenta que es tu
amigo quien
te da la mano
Entonces para vos ya no existe el miedo, ni
el dolor ni el frío
Estás cómodo con él en tu casa y
sólo ves las
estrellas de espuma
y no hacés más nada porque creés
que ahora
ya no estás más solo
Si te dieras al menos un porqué...


3) "Por"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 7,5 cm x 6,5 cm
Año 2006

---

Más allá de la calidad musical de esta placa, una de las características más sobresalientes, en su momento, fue la ruptura con la estética habitual. Los LPs de la época venían (como todos) en un sobre de carton de 31 cm de lado. En este caso, Luis quiso transgredir, y la caja de "Artaud" era un paralelepípedo, una forma irregular, basada en un dibujo que él mismo hizo a mano alzada. Esta característica del disco le trajo varias dificultades: como no entraba en las bateas de las disquerías, los discos eran rechazados por los vendedores, que, como no tenían donde ponerlos, los devolvían al sello discográfico, al cual la idea tampoco le había caído bien. A pesar de los desacuerdos, en 1973 se pudo editar así, como fue pensado por su autor. Este detalle es de especial importancia, ya que no se cree que exista otro LP en el mundo con estas características, y encontrar hoy una copia del disco de ese año con el sobre en perfecto estado, es casi imposible, ya que los "Artaud" que llegaron a las disquerías fueron, en su mayoría, cortados con la tijera para que entren en las bateas, o perforados para colgarlos.
Y si hablamos de rupturas de cánones, esta canción es un buen ejemplo: palabras al unísono, colocadas al azar, como si fuera un poema dadaísta. Luis compuso la melodía en la guitarra, y en base a su métrica colocó cada palabra en su lugar.


"Por" (Luis Alberto Spinetta)

Arbol
Hoja
Salto
Luz
Aproximacion
Mueble
Lana
Gusto
Pie
Te
Mar
Gas
Mirada
Nube
Loba
Dedo
Cal
Gesticulador
Hijo
Cama
Menta
Sien
Rey
Fin
Sol
Amigo
Cruz
Alga
Dado
Cielo
Riel
Estalactita
Mirador
Corazon
Hombre
Rayo
Felpa
Sed
Extremidad
Insolacion
Parecer
Clavo
Coito
Dios
Temor
Mujer
Por


2) "Cementerio Club"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 11 cm x 8 cm
Año 2006

---

"Cementerio club" constituye una calma, una calidez solitaria, una melancolía amplia pero íntima. Entre arquitecturas envolventes, frías pero acojedoras, soledad, pensamientos. Una especie de "confesión", tanto lírica como visualmente...
Una de mis obras favoritas, y que, ademas, fue premiada con 1° Mención de Grabado en el Salon Primavera de Artes Visuales 2006 de la Biblioteca Rivadavia, de Villa Ballester, en octubre de 2006.


"Cementerio Club" (Luis Alberto Spinetta)

Justo que pensaba en vos, nena, caí muerto
¿Qué le dio al pequeño dios
del centro gris del abismo?
Sólo sé que no soy yo a quien duerme
Sólo sé que no soy yo a quien duerme

Dime nena, ¿Adónde ves ahora
algo en mí que no detestes?

Qué solo y triste voy a estar en este cementerio
Qué calor hará sin vos en verano...


1) "Son del viento"
Grabado sobre linóleo. Técnica: taco perdido
Medidas: 9 cm x 8,5 cm
Año 2006

---

En un inicio, quise "ilustrar a Luis" fielmente, en base a sus líricas, melodías y climas musicales. Algunas de las 9 canciones del disco son una fiel – pero siempre subjetiva- representación de sus mensajes, y otras poseen una carga personal, un fragmento de historia propia. En el caso del primer grabado de la serie, hoy exhibido, se evoca la letra de la canción, con el agregado de la imagen de la ventana, que, de alguna forma, siempre "visualicé".


"Todas las hojas son del viento" (Luis Alberto Spinetta)

Cuida bien al niño
Cuida bien su mente
Dale el sol de Enero
Dale un vientre blanco
Dale tibia leche de tu cuerpo

Todas las hojas son del viento
ya que él las mueve hasta en la muerte
Todas las hojas son del viento
menos la luz del sol

Hoy que un hijo hiciste
Cambia ya tu mente
Cuídalo de drogas
nunca lo reprimas
Dale el áurea misma de tu sexo...

4 comentarios:

este dijo...

dios

aguante el flaco

Valèrie dijo...

Que conste que le di play al disco, para acompañar la lectura y la contemplación de tus interpretaciones plásticas…
¡Por dónde empezar, Juan Manuel! Felicitándote supongo que sería la forma correcta, la verdad es que el trabajo que hiciste es bellísimo, sos un artista sin lugar a dudas y tu creatividad debe ser algo ilimitado, por lo poco que puedo observar…me da la sensación de que realmente estas “prometido con el arte”, pero porque no podrías no estarlo, creo que es algo que te sale de la sangre y es una necesidad constante de expresarte bajo estas bellas formas. De cierto modo, vos no vas hacia el arte, el arte va hacia vos y vos te dejás llevar y das lo mejor para alcanzar los resultados deseados.
Artaud…Artaud, es sinceramente un disco muy importante en mi vida, uno de esos discos que te marcan mucho, te marcan en una etapa particular, te marcan sentimentalmente…cada canción tiene un significado en mi vida, cada canción me recuerda a un momento compartido con una persona que alguna vez fue muy importante para mí, por eso es que al escucharlo no puedo evitar sentir un halo de nostalgia, lo cual no me impide disfrutarlo, porque es tan bello que se te cuela por cada poro de la piel, cada momento de ese disco es algo único. Es uno de esos discos que yo denomino “gestálticos” (como el Dark Side Of The Moon, por ejemplo), en los cuáles “el todo es más que la suma de las partes”, tanto por su contenido, por su forma, por su concepto…es una de esas obras maestras a las cuáles no les podés quitar ni un solo acorde, porque todo encaja perfectamente haciendo que emerjan nuevas propiedades que provienen del conjunto.
Comencemos por el mismo lugar que vos comenzaste en este posteo. La sed verdadera, demás está decir que es un temazo, lo voy a decir de una vez y para siempre: todos los temas de este disco son geniales. Me encantó que hayas tenido en cuenta ese pequeño cambio en la lírica para darle el título a la obra. La imagen, me da una sensación de nostalgia con matices de melancolía…la hoja en blanco (la música que nunca hicimos), los colores que me recuerdan a la fotografía en sepia, la sensación de otoño que genera el pulóver de la mujer, junto a la bufanda (qué bellas son las bufandas, qué bella estación es el otoño)…la gente de atrás, desenfocada…(perdón si utilizo términos fotográficos, verás que lo mío tira más para ese lado), el hecho de que se encuentre en un ¿tren o colectivo?...hace que la imagen se acople a la lírica, que expresa cierta ausencia, cierto desencuentro…y también, cierta distancia, expresada en la imagen en lo que podría ser el viaje en sí. Entonces…la imagen podría retratar aquella nostalgia por lo que nunca fue, aquella nostalgia por lo que nunca hicimos.

Valèrie dijo...

Superstición. El amor que nunca fue, la palabra que nunca dijimos, las noches de insomnio en las que nos quedamos soñando con ese beso que nunca dimos, esa confesión que nos tragamos. La noche y el insomnio, el azul violáceo, las estrellas en la habitación se convierten en espuma, en pompas de jabón que pueden ser dudas, obsesiones o rencores. Se resalta el detalle del ventilador, y también la vista desde arriba. ¿Se estará levantando para expresar lo que siempre cayó o para seguir dando vueltas por la casa? Me recordó a esta imagen (http://www.mcshuibhne.com/wp-content/uploads/2009/11/insomnio.jpg) que nunca pude saber a quién pertenece.

Y vuelvo al lugar desde donde partí. Por. ¡Qué gran enigma! ¿Coito, Dios? Solo en el Flaco pueden quedar unidas esas dos palabras sin convertirlas en algo grosero. (Paréntesis: daría todo por tener el vinilo original, qué artista de la puta madre –perdón por la expresión vulgar-, pero cómo se dio el gusto de hacer lo que quiso cuando quiso…y por suerte lo sigue haciendo, aunque ya no sea lo mismo). El azar, el elemento que –desde mi modo de entender la vida- siempre le añade a cada suceso y a cada decisión…el matiz de lo impredecible. ¡Y qué aburrido sería todo si ya estaría escrito en algún lado, determinado, preestablecido! Creo que le acertaste demasiado en la elección a la hora de plasmar en imagen la melodía y la lírica, no hubiera sido sorprendente si hubieras dibujado cada palabra que se expresa, además de que hubiera quedado como resultado una contaminación visual. Simple, simple pero creativo. Se destacan además, los colores del disco de fondo.

Valèrie dijo...

Cementerio Club. Cementerio Club!!!! Cómo amé que la haya tocado el año pasado cuando lo fui a ver, bueno…voy todos los años a verlo, pero este año tocó otras…me imagino que fuiste a Las Bandas Eternas!! Por Dios, qué sueño hecho realidad! Pero en fin en fin…Cementerio, una de mis frases preferidas del Flaco es “qué calor hará sin vos en verano”, ¡sublime! Amo Cementerio Club, amo al Flaco, perdón por los delirios, no puedo no decirlo. Me encanta el detalle de la luna en la imagen pero más que nada el cementerio-ciudad que fuiste capaz de crear. Porque parece una calle londinense….pero en realidad es un cementerio, no sé, me da esa sensación. Los colores, acertadísimos. Soledad, abandono, desesperanza quizás, desamor! Es el desamor, “oye dime nena adónde ves ahora algo en mí que no detestes”, es algo sobre lo que escribía el mes pasado cuando me surgió esta frase: “en el amor, hasta el mayor de los defectos se convierte en una virtud, en el desamor, hasta la mayor de las virtudes se convierte en un defecto” (algo así era, no la tengo en esta compu, pero basta de mis delirios). El amor y la muerte van de la mano, lo dijo Freud, lo retomó Lacan, lo leí hoy en Dolina… y ¡cómo se le iba a escapar al Flaco! “justo que pensaba en vos, nena, caí muerto…” que belleza sonora, qué belleza visual la de tu obra, felicitaciones por el premio, ¡súper merecido!

Todas las hojas son del viento...ya que él las mueve hasta en la muerte. Vida, muerte, nacimiento, fallecimiento, ciclos, ciclos que no paran de retornar. La imagen es preciosa, el verde, la ventana… expresan vida, el negro me hace pensar en la muerte. El detalle del viento quedó perfectamente retratado.

(Sigue en la parte II)